El análisis de redes sociales aplicado a OSC

icono

U.S. Agency for International Development – USAID


Palabras clave: herramienta de análisis, visión sistémica, mapear socios,  resultados colectivos


En 2018, el Programa para la Sociedad Civil de USAID Mexico, empezó a utilizar el SNA, Análisis de Redes Sociales o Social Network Analysis (por sus siglas en inglés) para identificar las conexiones entre OSC aliadas a las cuáles acompaña en su desarrollo de capacidades. A través de una encuesta en línea, se solicitó a las organizaciones participantes que enlistaran a las OSC que reconocen como actores influyentes en los temas de prevención de la violencia, protección a los derechos humanos y acceso a la justicia. También se les solicitó enlistar a quién acudían cuando necesitaban apoyo financiero, legal o técnico relacionado con su desempeño institucional y la calidad del tipo de interacciones. Para recolectar y analizar estos datos, se utilizó una plataforma de visualización que genera un mapa interactivo y muestra el contexto más amplio del sector de acuerdo con las respuestas vertidas por las mismas OSC que forman parte de la sociedad civil en México. 

El SNA es una metodología útil para descubrir, visualizar, analizar y comprender los sistemas donde se desenvuelve un actor y cuál es su posición dentro de este sistema —entendiendo un “sistema” como la red de actores y conexiones donde interactúa y los factores externos que influyen en dicha red. 

El seguimiento a este proyecto permitió identificar un mapa de socios primarios, crear actividades conjuntas con base a determinadas áreas identificadas como débiles y que necesitaban un mayor desarrollo, o aquellas que son comunes y tenían alto potencial de apalancamiento, así establecer mediciones sistemáticas para monitorear los cambios en el entorno utilizando esta metodología. 

El ejercicio es relevante porque muestra cómo donantes, organizaciones de segundo piso, redes y otros actores pueden incorporar una visión sistémica. Al pasar de fortalecer organizaciones individuales a fortalecer sistemas de organizaciones y actores clave que inciden en una agenda o problemática, pueden optimizar su toma de decisiones, facilitar espacios de interacción, aprendizaje y colaboración conjunta, y convertirse en catalizadores para el logro de resultados colectivos.